Cancion

miércoles, 19 de julio de 2017

Yesterday is future




Porque... Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
El río encauza el agua
y el cielo refleja la luz del sol.
Sin saber porque la mar levita la marea
de la luna llena.
En mis ojos te veo en cada mañana
y tu olor me invade en la noche,
tu cintura se revela en el atardecer.

Dime flor de primera...dime cuando abrirás tus pétalos.
O esperas la lluvia de las nubes para beber, para beber.

Porque.. Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
Dime nieve del invierno...dime cuando fundirás tu coraza.
O esperas el calor del universo para sentir, para sentir.

La montaña dirige al viento
y los caminos se mojan en la lluvia otoñal.
Sin saber porque el pantano no se vacía.
Será que mis manos te moldean,
y mis besos te acuñan en tu piel.

Dime cariño de la luna, dime cuando serás llamada por ti.
O esperas la luz del viento que te voltee el pelo de lado a lado.
La sangre se revela al corazón, al corazón,
y las válvulas se agotan, se angosta.
Sin más, esa luz recorre tu alma sin preguntar, sin querer.

Porque... Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
Te veo en la ventana y tus ojos me anidan,
la cortina se descorre y veo tu cuerpo recién salido del agua,
eclipsado estoy en la mañana.

Y algún día esos caminos se cruzarán,
el viento dictará el destino de cada torbellino,
y la luz iluminada sentenciará.

Dime flor de primera...dime cuando abrirás tus pétalos.
O esperas la lluvia de las nubes para beber, para beber.

Porque... Porque te extraño. No más no más.
Dime nieve del invierno...dime cuando fundirás tu coraza.
O esperas el calor del universo para sentir, para sentir.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro.
______________________________________


Porque... Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
El río encauza el agua
y el cielo refleja la luz del sol.
Sin saber porque la mar levita la marea
de la luna llena.
En mis ojos te veo en cada mañana
y tu olor me invade en la noche,
tu cintura se revela en el atardecer.

Dime flor de primera...dime cuando abrirás tus pétalos.
O esperas la lluvia de las nubes para beber, para beber.

Porque.. Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
Dime nieve del invierno...dime cuando fundirás tu coraza.
O esperas el calor del universo para sentir, para sentir.

La montaña dirige al viento
y los caminos se mojan en la lluvia otoñal.
Sin saber porque el pantano no se vacía.
Será que mis manos te moldean,
y mis besos te acuñan en tu piel.

Dime cariño de la luna, dime cuando serás llamada por ti.
O esperas la luz del viento que te voltee el pelo de lado a lado.
La sangre se revela al corazón, al corazón,
y las válvulas se agotan, se angosta.
Sin más, esa luz recorre tu alma sin preguntar, sin querer.

Porque... Porque te extraño. No más no más.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro. 
Te veo en la ventana y tus ojos me anidan,
la cortina se descorre y veo tu cuerpo recién salido del agua,
eclipsado estoy en la mañana.

Y algún día esos caminos se cruzarán,
el viento dictará el destino de cada torbellino,
y la luz iluminada sentenciará.

Dime flor de primera...dime cuando abrirás tus pétalos.
O esperas la lluvia de las nubes para beber, para beber.

Porque... Porque te extraño. No más no más.
Dime nieve del invierno...dime cuando fundirás tu coraza.
O esperas el calor del universo para sentir, para sentir.
Porque ayer es futuro....porque ayer es futuro.

viernes, 7 de julio de 2017

Manos



No, me delatan los versos;
esos, que pixelo con el dedo
en lo más íntimo, excedo,
entre sábanas al vuelo.

Y entre el blanco lienzo
de la piel de mi almohada,
bajo el deseo de mis sueños,
te pienso más allá del horizonte.

Entre mis sábanas me anhelo,
mi mano posa en risueño
y la almohada sin dueño.
Sin embargo soñando me revelo.

Y mis manos en la noche
masturban mis sueños,
y mis dedos danzan inquietos,
bailando entre las sombras de mis sábanas
y la luz de mi cordura,
y mi piel se cubre de caricias,
encrespándose mis desvelos.

Yo, a tu espera despojado,
y tú a mi ardor rendida,
además te sientes absorbida.
Dios, nos manipulamos
en un red de manos.
Pero perdidos entre latidos
dudamos de lo nuestro, al libre albedrío
en la soledad de la claridad.

Y yo perdida en la verticalidad
de mis agitados anhelos,
bañada en el profundo océano
de mis pensamientos.

Lluís Aguilà y María Perlada

VISITAS

Translate